¿Generación “X”, “Y” o “M”?

Sin duda alguna, de un tiempo a la fecha ha venido cobrando fuerza el debate respecto a las diferencias entre las distintas generaciones que convivimos en el mundo actual y los cambios que esta convivencia de ideas, formas de trabajar, pensar y actuar traerá a los diferentes escenarios de nuestras vidas cotidianas, entre ellos el ámbito laboral.

Se habla de que para el año 2020, cuando estemos en pleno apogeo del talentismo, estarán convergiendo cinco generaciones con necesidades diferentes en un mismo lugar de trabajo, liderados principalmente por aquellos llamados millenials, para ese entonces el trabajador del futuro será una persona con actitud proactiva ante su capacitación y no estará sentada esperando que las empresas se la otorguen, serán personas autosuficientes y que estarán buscando en cada tarea, en cada proyecto y en cada esfuerzo la autorrealización más allá del beneficio económico.

Las empresas tendrán que cumplir con sus expectativas y necesidades, de no ser así correrán el riesgo de sufrir una escasez de talento, falta de retención de los talentos estrella y por consecuencia una falta de generación de ideas e innovación, lo cual los llevará a una extinción segura, en otras palabras, será entonces cuando veamos al talento poniendo a bailar al capital, y no a la inversa, como hasta ahora ha sucedido.

Independientemente de que generación seas, yo lo que creo es que esto de las generaciones es más una actitud ante la vida misma, evidentemente ante el trabajo también, la capacidad de reinventarse se vuelve crítica en el talentismo, no tienes que voltear muy lejos para darte cuenta de la velocidad con la que los distintos entornos en los que te mueves a menudo están transformándose… presta atención y te darás cuenta de los cuanto ha cambiado tu trabajo, vida social, vida de pareja, formas y medios de comunicación, etc… y esto tomando en cuenta únicamente del ultimo año.

Así como no es emprendedor solo aquel que ha iniciado su propia empresa, tampoco se te debería de etiquetar con ciertos rasgos de tal generación únicamente por el año en que naciste, es por eso que te quiero compartir una traducción del llama The Generation M Manifesto, una publicación plasmada en la famosa Harvard Business Review escrita por Umar Haque, donde con gran agudeza dirige una serie de enunciados a manera de carta a las generaciones que actualmente ostentan el poder, a aquellas personas que actualmente dictan de cierta forma el orden del mundo.

Un manifiesto que no hace otra cosa más que confirmar lo te decía hace un momento, no importa la edad, el año en que naciste ni lugar de donde eres, se trata de afrontar con responsabilidad una actitud ante la vida.

Queridos adultos que dirigen el mundo de hoy,

Mi generación quiere «cortar» con ustedes.

Todos los días veo ampliarse la brecha de las distintas formas en que vemos el mundo y de lo que queremos para este. Pienso que tenemos diferencias irreconciliables.

Ustedes buscaron negocios grandes, gordos y torpes. Nosotros queremos comercios a micro escala, pequeños y sensibles a las necesidades de los clientes.

Ustedes ensuciaron el mundo de la política. Nosotros queremos una auténtica y profunda democracia, en todos los sentidos.

Ustedes querían fundamentalismo financiero. Nosotros queremos una economía con sentido humano, no únicamente con sentido banquero.

Ustedes querían generar valor para los accionistas a través de poderosos CEO’s. Nosotros queremos valor real, generado por personas con carácter, dignidad y coraje.

Ustedes querían una mano invisible, que se convirtió en mano digital. Los mercados de hoy son aquellos donde la mayoría de las transacciones se realizan literalmente de forma robotizada. Nosotros queremos un apretón de manos visible: confiar y que confíen en nosotros.

Ustedes querían crecer rápido. Nosotros queremos bajar la velocidad para hacernos mejores.

A ustedes no les importaba arrasar comunidades o destruir vidas. Nosotros queremos una ola creciente que levante a todos los barcos.

Ustedes querían engrandecer/materializar la vida: Mansiones, Hummers y McFood. Nosotros queremos humanizar la vida.

Ustedes querían suburbios, expansión y fraccionamientos privados. Nosotros queremos una sociedad construida sobre una autentica definición de comunidad.

Ustedes querían más dinero, más crédito y apalancamiento, para consumir vorazmente. Nosotros queremos ser buenos para hacer cosas con sentido/significado.

Sacrificaron lo significativo por lo material: vendieron las cosas que nos hacen grandes por baratijas triviales, gadgets y banalidades. Nosotros no estamos en venta: estamos aprendiendo a hacer una vez más lo que es significativo.

Hay un movimiento tectónico meciendo el panorama social, político y económico. De manera más concisa visto en los dos últimos rubros. Odio las etiquetas, pero yo voy a emplear una, defectuosa  e imperfecta: Generación “M”.

¿Qué significa la “M” en Generación M? La primera es para un movimiento. Es un poco acerca de la edad, pero sobre todo de un número creciente de personas que están actuando de manera muy diferente. Ellos están haciendo un mayor número de cosas significativas que importan cada vez más. Esas son la segunda, tercera, y cuarta “M”.

El gen “M” es sobre la pasión, la responsabilidad, la autenticidad y sobre desafiar las antiguas formas de todo. Donde quiera que vea, veo una explosión de negocios Gen “M”, ONG, comunidades de código abierto, iniciativas locales, gobierno. ¿Quién es Gen “M”? Obama, un poco. Larry y Sergey. Los chicos Threadless, Etsy, y Flickr. Ev, Biz y el equipo de Twitter. Teherán 2.0. La gente de Kiva, Talking Points Memo, y FindtheFarmer. Shigeru Miyamoto, Steve Jobs, Muhammad Yunus, y Jeff Sachs son como los abuelos de Gen “M”. Hay muchos más en los lugares de donde estos innovadores vinieron.

Gen “M” no es sólo algo impresionante – es una necesidad vital. Si usted piensa que el sonido “M” es idealista, se equivoca.

La gran crisis no va a desaparecer, cambiar o mutar. Es la misma vieja crisis de siempre. Y está creciendo.

Ustedes han fracasado en reconocer la crisis por lo que realmente es. Es, como he señalado en repetidas ocasiones, en nuestras instituciones: las reglas que dictan el orden en nuestra economía. Y está creciendo.

Pero son sus instituciones, no las nuestras. Ustedes las hicieron y están en la quiebra. Esto es lo que quiero decir:

“… Por ejemplo, la industria automotriz ha reducido la producción hasta ahora que los inventarios han comenzado a contraerse – incluso ante la demanda históricamente débil para vehículos de motor. A medida que la economía se estabilice, simplemente con ralentizar el ritmo de esta pérdida de inventario impulsará el producto interno bruto, o PIB, que es la producción total del país de bienes y servicios. “

No podía haber un ejemplo más claro de por qué el PIB es un concepto totalmente viciado, una institución obsoleta. No necesitamos más yates terrestres obstruyendo nuestras carreteras: necesitamos una industria automotriz siglo 21.

Yo estaba (de cierta forma) bromeando sobre la separación de la que hablaba antes. Así es como yo lo veo: cada generación tiene un desafío, y este, creo, es el nuestro: pagar la factura de despilfarro de ayer – y crear, en cambio, una prosperidad auténticamente sostenible y compartida.

Cualquier persona – joven o viejo – puede aceptar el desafío. Generación “M” es más acerca de lo que haces y lo que eres que de la fecha cuando usted nació. Así que la pregunta es: ¿todavía perteneces al siglo 20 – o el 21?

Con amor,

Umair and the Edge Economy Community.

Les comparto el link con la publicación original aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *