Xavi Hernández: «El Talentista».

¿Talentista? Sinceramente no se si exista el termino, pero para efectos de lo que quiero compartir me es bastante útil, por ejemplo si un taoísta es aquel que profesa el taoísmo, Xavi es un talentista, un fiel devoto y practicante del talentismo.

Recientemente terminé de leer «Fútbol: El juego infinito», escrito por el llamado «filósofo del fútbol»: Jorge Valdano y sin duda alguna una de los capítulos que más llamó mi atención fue el que dedicó a los llamados héroes del futbol, aunque debo confesar también me gustó bastante el que dedicó a los centros de poder y de influencia en algunos de los equipos más grandes de Europa, pero de eso les cuento después.

El fútbol, como los demás aspectos de nuestra vida, no son como lo eran antes, algunos atraviesan aún algún proceso de transformación y otros son ya completamente diferente a como los conocíamos, por ejemplo el ámbito laboral, el día de hoy existen puestos de trabajo que hace apenas 5 años no nos imaginábamos que existirían.

Pero regresando al fútbol, ¿Por qué digo que Xavi es un talentista?, ¿Qué lo hace diferente? Una persona que siempre ha ido a contracorriente de las tendencias es sin duda alguna talentista, Valdano se regodea platicándonos que Xavi es, a pesar del entorno, un tipo normal, casado con una mujer normal y con un estilo de vida normal, cuando estamos en una época en la que los futbolistas son esos personajes que viajan en aviones privados y se ponen joyas en las orejas. Mientras tanto Xavi mantiene sus amigos de siempre, juega al futbolito con ellos y los invita a que lo vean divertirse, al mismo tiempo que «hace su trabajo», en el campo de fútbol. Aquí coincido con Valdano cuando dice que hay más heroicidad en esto que todos los alardes del nuevo rico en los que han caído presas tantos futbolistas: Ferraris, trajes Dolce & Gabanna y maletas Vuitton.

Los lujos de Xavi son distintos, como muchos sabemos hace un tiempo emprendió viaje a Qatar, para seguir dando cátedra de su talento deportivo en aquel país, y lo hizo acompañado de su mujer, sus padres, sus hermanos, las parejas y los hijos de estos… «en esa pasión humana consiste su lujo», cierra diciendo Valdano.

Sin embargo, lo que al momento hemos visto no nos habla de algo distinto, estamos ante la definición de un hombre con un alto grado de humildad y humanidad, no más. Con esto tampoco quiero condenar los lujos a los que se puede acceder siendo exitoso en la actividad que cada uno de nosotros decida realizar, vivimos en un mundo de abundancia y hay que disfrutar de ella, lo que si creo muy valioso es ver ejemplificada una situación llevada al extremo para conocer sus verdaderos límites, porque cuando a un futbolista le importan más esos lujos (o cualquier otro distractor) que su propio juego se ha desviado del camino, sin duda ha sobrepasado los límites. (¿Será que algo así sucede con los jugadores de la Selección Mexicana que se trajeron a casa el escandaloso 7-0 contra Chile en la reciente Copa América Centenario?)

Lo que realmente vale la pena destacar y reflexionar es la actitud de Xavi ante los cambios que esta sufriendo el fútbol, porque cuando el fútbol empezó a enaltecer el juego más físico, la fortaleza y el correr como un desquiciado, Xavi se presumió más frágil, flexible y pensante. Talento puro, conocimiento de sus debilidades y maximización de sus fortalezas. Así como sucede dentro de las organizaciones para las que lo más importante ya no es contar con el edificio más alto, con el mayor capital o con la más basta plantilla, dentro del fútbol tampoco es lo más importante el físico, mismo Xavi lo dice en sus declaraciones a los medios, nos cuenta Valdano que, el que fuera el más grande centrocampista del F.C. Barcelona, suele declarar: «si fuera por el físico, yo no habría llegado a ninguna parte».

«El talento tiene la capacidad de transformar un problema natural en una virtud que te diferencia de los demás. Ahí donde Xavi no pudo llegar con el cuerpo, lo compensó con la mente y utilizando un balón como herramienta. En otros ámbitos, a eso lo llaman evolución de la especie».

– Jorge Valdano.

Reflexionemos las palabras de Valdano, es ese enunciado se resume lo realizado por tantos talentistas: Elon Musk, Steve Jobs, Oprah Winfrey, etc. Las herramientas quizás variarán pero lo que hay que destacar es que en cualquier ámbito que tú te desempeñes puedes tomar una postura o la otra, como lo dice Seth Godin, puedes ser un artista o seguir el resto de tu vida esperando que alguien llegue a ofrecerte el empleo que has estado esperando toda tu vida, únicamente para darte cuenta que al final del día tampoco era lo que esperabas y, no es que te hayan engañado, no es lo que esperabas porque desde el inicio no tomaste la decisión y la responsabilidad de convertirte en artista (o talentista), porque preferiste seguir escondido en las sombras del sistema, porque te dio miedo brillar, porque quizás no pensaste que tu arte fuera ser importante para el mundo, sin darte cuenta que cualquier cosa que se haga con la pasión requerida como para lograr convertirlo en arte, será admirado por el mundo, en primera, y quizás la razón más importante: porque escasea ese gen de artista, porque admiramos a los que se atreven.

Xavi no es un espectacular, no tiene jugadas de fantasía bajo la manga, ni la habilidad prodigiosa para cambiar, con una jugada, un partido en cuestión de segundos, lo de Xavi es la constancia, lo de Xavi es adueñarse del balón, su herramienta para el éxito, lo de Xavi es un trabajo de 90 minutos, no un show de 5 segundos cada cuarto de hora, si bien nos va como aficionados, Xavi es muy consciente de que sin el balón el rival se queda sin herramientas para hacer daño y se ha comprometido con la misión de quitárselos cada que pueda y no prestárselos a lo largo del partido.

El mejor amigo de la pelota es éste, quien fuera campeón del mundo con la Selección de España, y no por su virtuosidad al manejarla y hacer magia con ella como Ronaldinho, Neymar o un Cristiano Ronaldo más descarado allá en sus inicios en Manchester, es su mejor amigo por su capacidad para hacerla rodar por todo el campo, exploran juntos cada rincón como un par de amigos viajeros, que van replicando el modelo sin importar la ciudad (o el estadio) en que se paren.

Equipo, es una palabra que seguramente lleva como mantra de vida este jugador, porque mientras otros se enojan y hacen toda clase de rabietas por no recibir el pase de su compañero, Xavi juega al fútbol casi siempre a uno o dos toques, es un «socio de todos», como bien lo define Valdano. Para que un equipo funcione correctamente es de vital importancia la comunicación y Xavi logra utilizar el balón como el medio predilecto de comunicación con sus compañeros, abre la conversación con sus pases en corto para atraer rivales, solicitar de nuevo el balón y enviar una «llamada de larga distancia» allá donde se abrió el espacio, donde su compañero recibirá el balón tranquilamente mientras los defensas intentan aceleradamente averiguar que sucedió. Cuenta Valdano que en alguna ocasión le contó Xavi como se siente respecto al equipo.

«Una vez me contó que hay ocasiones en las que se siente un intermediario entre el jugador que tiene el balón y le va a dar el pase, y un tercero que lo va a recibir».

– Jorge Valdano.

Menciona también que un partido de Xavi debe equivaler a una jornada de trabajos forzados, por lo que corre, y a un día de cátedra, por lo que piensa. Tal como inicié diciendo, un verdadero talentista, un jugador que se fue ya del Barça tal como llegó y como jugó, sin ruido, un jugador que seguramente se extrañara y del que podemos aprender valiosas lecciones: humildad, humanidad, espíritu de equipo, comunicación y la capacidad de esforzarse siempre, trabajar duro siempre y aportar siempre al éxito del proyecto colectivo por encima del logro personal.


Fuente: «Futbol: El juego infinito» de Jorge Valdano.

Foto: http://static.t13.cl/images/sizes/1200x675/1432597503_xavi.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *